Coaching

Sin duda uno de los discursos de coaching más conocidos es el que diera Steve Jobs en la apertura de curso de la Universidad de Stanford en 2005.  En él,  repasa tres historias personales en las que transformó los obstáculos de su vida en oportunidades para alcanzar sus deseos y finaliza el discurso lanzando un mensaje a los alumnos asistentes: “Seguid hambrientos. Seguid alocados”.



El origen etimológico del vocablo "coaching" parece que se remonta a principios del siglo XV. Se dice que la palabra "coaching" es una transformación del nombre de un pequeño pueblo perteneciente a la Hungría de la época llamado Kocs. Un lugar por el que pasaban gran multitud de viajeros y en el que se estableció un servicio de carruajes que permitía su comunicación con otros pueblos cercanos a horas y días determinados. El servicio que ofrecían rápidamente se hizo muy famoso por su eficacia, rapidez y confort. Y entre los pasajeros comenzó a conocerse la línea de transporte como el "Carruaje de Kocs".

Así pues, el término "coach" o "coaching" hace referencia a un transporte que te conduce del lugar en el que estás hacia el que deseas estar. En el camino, la persona tendrá que enfrentarse a obstáculos e interferencias y necesitará de unos recursos trabajados para transformar esas barreras en oportunidades y alcanzar el objetivo deseado.

Analizando el origen del "Coaching" desde otros puntos de vista, como el filosófico, el mayor referente con el que nos encontramos es Sócrates y su arte de la Mayéutica. Sócrates lo asemejaba directamente con el parto, y aseguraba que no se le podía enseñar nada a nadie, ya que todos tenemos el conocimiento dentro de nosotros mismos, y sólo a través de la Mayéutica se conseguía extraer del interior la esencia de cada uno de nosotros.

Independientemente de si es posible o no enseñar algo a alguien (idea que tendrá defensores y detractores) lo importante es tomar conciencia de que el verdadero aprendizaje es aquel mediante el cual aprendes a partir de tu propio conocimiento (aprendizaje significativo).

Pero Sócrates no es la única influencia filosófica en el coaching. Su pupilo, Platón, escribió los denominados "Diálogos de Platón", considerados por algunos como las primeras sesiones de coaching de la historia. En los que "el poder de las preguntas" era la principal fuente de conocimiento.

Aristóteles también contribuyó en la evolución del coaching gracias a su "Tábula Rasa" cuya idea clave es que el hombre puede conseguir todo aquello que se proponga. Esta teoría plantea que el hombre se divide en dos tipos de naturalezas diferentes:
  • Por un lado, el "Ser", lo que nos viene dado, dónde estamos.
  • Por otro lado, el "Deber ser", a dónde quiero llegar. La única forma de llegar de un punto a otro es la acción, considerándose el coaching el medio para conseguir este tránsito, como haría el "Carruaje de Kocs" o las palabras de Steve Jobs: “Seguid hambrientos. Seguid alocados”.
Fuente: